barrio güemes

Fogata en Güemes

Lunes 23 de junio. Veo uno, dos posters, mientras camino por el centro, pegados en los postes y en las paredes. Pero me aguanto las ganas y no me los choreo. Después, leo un titular en el diario: Fogata en Güemes de 18 a 21, la fiesta de San Juan, la décima edición. Y después, recibo un mensaje de texto: hoy no puedo, pero mañana te espero en la fogata.

1

2

Llegamos unas horas después del comienzo, el martes a las 21. Un par de fuegos arden todavía apenas doblamos por Cañada, algunos cuerpos se acercan bien a su calor. Un chico con la mirada perdida atiza el fuego, lo mueve de vez en cuando con un palo de escoba.
Los demás cuerpos nos estamos moviendo, constantemente, sin conocer nunca los límites verdaderos del tumulto.

3 4

Personajes misteriosos con ansias cotidianas.

La fogata estuvo organizada por el Teatro La Luna, como lo vienen haciendo desde el 2004, y a esta edición se sumaron varias organizaciones culturales de la zona. Las cuatro cuadras que confluían en fructuoso Rivera y Pasaje Escuti estaban pobladas de vecinos ofreciendo empanadas y refrescos varios.

5

Un cartel bien colocado, al ras de la multitud, nunca pasa desapercibido.

Y cuando caminamos un poquito más allá, siguiendo el ritmo de unos tambores, un centro de reuniones se había convertido en el alma de la celebración. Una orquesta de cumbias sonaba sin detenerse. Bien cerquita del escenario, bailando, ya no se sentía el frío.
Era casi la medianoche y nadie sabía muy bien hasta cuándo seguía la fiesta. Pero por las dudas nadie se iba. ¿Qué puede estar más bueno que un mini carnaval en época invernal?

6

7

Humo cobijando a la multitud del resto de la ciudad, por unas horas nomás.

La fogata tiene que ver con varias celebraciones, algunas más cercanas al catolicismo y otras no tanto. La quema es simbólica: se arrojan al fuego figuras y representaciones de lo que buscamos dejar atrás, para empezar la nueva estación de otra manera. Todavía recuerdo algunas caras ungidas con cenizas: un zig zag en los cachetes, unas líneas en la frente o unas manchitas en la punta de la nariz.

Un pan relleno oportunamente adquirido y unos últimos tragos nos mandaron a dormir a casa. Pienso en las nueve noches de borrón y cuenta nueva de las que nunca participé. Ésas serán un completo misterio para mí. Pero esta fogata es nuestra para siempre.

Bonus Tracks: a colores.

8 9

Para más info, fijarse en estas páginas:

– “Se celebra el rito de la fogata de San Juan en barrio Güemes”, nota en Cba24n.

Teatro La Luna Blog y Teatro La Luna en FB

– ¿Qué es Pueblo Nuevo?

 

*Choreo: robo.